Mejor época | reforma vivienda | Construcción Valencia
910
single,single-post,postid-910,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

¿Cuál es la mejor época para una reforma en Valencia?

Reformar vivienda Valencia

¿Cuál es la mejor época para una reforma en Valencia?

Una de las cuestiones que más recibe nuestro equipo de construcción y reforma en Valencia tiene que ver con la mejor época para una reforma en casa. Los inconvenientes que inevitablemente conllevan las acciones de este tipo (ruido, polvo, inutilidad de ciertas estancias…) hace que tomar la decisión perfecta sobre el mes adecuado se convierta de repente en crucial para el desarrollo de nuestra vida diaria. No, no se puede afirmar con rotundidad que un momento sea mejor que otro. Pero lo que sí os podemos asegurar es que el resultado valdrá tanto la pena que pronto las molestias serán cosas del pasado.

Así que aunque no exista un mes de reforma por excelencia y continuamente pienses que no es el momento perfecto, empieza por planificar bien cada detalle para encontrar la respuesta que mejor se adapte a tus circunstancias. Ese será el mejor acierto:

  • Cuándo afectará menos a la vida cotidiana de la familia
  • Cuál es la duración prevista de la obra
  • Cuándo tienes más disponibilidad para retirar o tapar los objetos y muebles de la estancia o estancias de la reforma o el tiempo que necesitas para adecuar la casa para la ejecución del proyecto
  • Cuándo la licencia de obra puede sufrir algún retraso no deseado (las vacaciones de verano pueden suponer una demora)
  • Si merece o no la pena aprovechar los trabajos para abordar alguna reforma que tenías en mente para más adelante
  • La disponibilidad de los trabajadores de la empresa de construcción en Valencia (diciembre es el mes con más festivos del año)

 

¿Verano o invierno para reformar la vivienda?

Al igual que cada familia tiene sus circunstancias personales para decantarse por un momento u otro, cada época tiene sus pros y sus contras. El verano, por ejemplo, suele ser la primera opción que viene a la cabeza a muchos de nuestros clientes, ya que lo asocian a su  mayor disponibilidad horaria (incluso hay quien aprovecha las vacaciones para salir unos días de casa y evitar por completo las molestias). También porque los días son más largos y los materiales secan antes (pueden mantenerse más tiempo las ventanas abiertas). Algunos argumentan que son los meses ideales porque el invierno refuerza la economía familiar, con menos salidas y escapadas.  Sin embargo, el verano también presenta inconvenientes. Entre ellos, el hecho de que las vacaciones estivales puedan demorar las autorizaciones pertinentes o que materiales como el yeso, el barniz, la pintura o el cemento sean más propicios a sufrir con temperaturas elevadas.

Por su parte, el invierno, con las ventanas y accesos cerrados, suele producir menos molestias a los vecinos y ser más benevolente con ciertos materiales. Pero en este caso, el mayor enemigo, como hemos adelantado, es el propio calendario.

Un buen momento para reformar puede ser el periodo que comprende los 6 primeros meses del año, desde el fin de las fechas navideñas hasta antes de la llegada del pleno verano. Una época que, excepto por la Semana Santa, comprende más días laborales y que conforme se entrelaza con la primavera trae una mejor ventilación, sin humedad ni calor.

Si tras valorar detenidamente tus circunstancias personales, has decidido de una vez por todas acometer esa reforma pendiente en los próximos meses, es hora de contactar sin compromiso con el equipo de LLinares Obrytec SL. Te aconsejaremos de forma personalizada en función de tus verdaderas necesidades.